Por Ignacio Portela

I.- Introducción

En Septiembre de 2020 la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires se expidió en la causa C. 123.090 “Paredes, Roberto Gabriel Horacio contra Transporte La Perlita SA y otros. Daños y perjuicios”, haciendo lugar al recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley interpuesto contra sentencia de Cámara que había confirmado la aplicación de un interés equivalente a la tasa pasiva más alta fijada por el BAPRO en sus depósitos a treinta días, sobre el monto fijado de indemnización desde la fecha de ocasionado el daño.

II.- Marco fáctico y procesal

El actor promovió demanda contra Transporte La Perlita SA y el chofer del ómnibus en el cual viajaba, debido a las lesiones que sufrió producto de un accidente de tránsito mientras era transportado. Además se citó en garantía a la aseguradora Metropol Sociedad de Seguros Mutuos.

En primera instancia se hizo lugar a la demanda, fijándose la indemnización de los daños reclamados por el Sr. Paredes, adicionándosele un interés equivalente a la tasa pasiva más alta fijada por el BAPRO en sus depósitos a treinta días. Posteriormente la Cámara de Apelaciones Civil y Comercial de Morón modificó parcialmente dicha sentencia, elevando el monto de algunos rubros y confirmando de demás, incluida la aplicación de la tasa de interés pasiva mencionada anteriormente.

Contra ello, las demandadas y citada en garantía interpusieron recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley debido a que consideran que tanto el Juez de Primera Instancia como la Cámara se equivocaron al aplicar el precedente “Cabrera” (C. 119.176), y no la reciente modificación de la doctrina legal de la SCBA en los fallos “Vera” y “Nidera” (ambas del año 2018), peticionando que se aplique dicho nuevo criterio. Estiman que el fallo de Cámara violentó  la doctrina legal en materia de intereses al elevar notoriamente el monto de condena.

III.- La SCBA ratifica la aplicación de la doctrina legal en materia de intereses recientemente modificada.

En tal sentido la SCBA por unanimidad ratifica su doctrina legal en materia de cálculo de intereses en casos de evaluaciones de deudas realizadas a valor real, aplicada desde el año 2018 en los casos “Vera” (C. 120.536) y “Nidera” (C. 121.134).

Cabe tenerse en cuenta que mediante dicha doctrina se prevé estimar la indemnización liquidando los intereses devengados hasta la fecha de exigibilidad del crédito con una tasa de interés pura. En cambio la doctrina “Cabrera” (del año 2016) establece aplicar la tasa de interés pasiva más alta que fije el BAPRO para sus operaciones de descuento a treinta días.

Asimismo, y con respecto a la tasa de interés puro, es de notar que en un principio la SCBA receptó la doctrina establecida por la CSJN en Fallos: 283:235, pero a una tasa del 8% anual (causa Ac. 20.458 “Sinagra de Fernández) la cual luego se disminuyó al 6% anual (causa B. 48.864 “Fernández Graffigna”) plegándose a la doctrina del máximo tribunal nacional.

Ahora bien, el Dr. Pettigiani para adherir a la doctrina establecida en “Vera” y “Nidera” tuvo en consideración: 1) las sobrevinientes vicisitudes de cada caso; 2) el contexto económico actual; 3) el principio de reparación integral ante daños derivados de hechos ilícitos; 4) el carácter de deuda de cierto valor que presentan las indemnizaciones fijadas con criterio de actualidad en tiempos notablemente posteriores a su ocurrencia; 5) el principio de indemnización justa.

Así como también le otorgó valor al fundamento dado por el Dr. Soria en las causas “Vera” y “Nidera”, el cual prevé que cuando se fije un quantum a valor actual –en principio- debe emplearse el denominado interés puro a fin de evitar distorsiones severas en el cálculo y determinación del crédito.

IV.- Conclusión y cierre

En consecuencia, la SCBA mantiene su postura de establecer los intereses devengados hasta el momento de la exigibilidad del crédito aplicando una tasa de interés pura (del 6%), debido a que la aplicación de una tasa de pasiva bancaria al capital de condena determinado a valores actuales conduciría a un resultado desproporcionado que excedería la expectativa razonable de conservación patrimonial.