En el marco del Expediente 22103599/2008, la Cámara Federal de La Plata hizo lugar a uno de los agravios esgrimidos por la parte condenada al pago de daño punitivo, rechazando su procedencia y revocando la sentencia de primera instancia.

Los magistrados fundaron su criterio en razón de que el a quo había hecho lugar a este rubro, pese a que los hechos dañosos habrían acontecido entre los años 2005 y 2007, datando del año 2008 la incorporación del art. 52 bis a la Ley 24.240 -que consagró el daño punitivo a la legislación argentina-, en base a la modificación dispuesta por la Ley 26.361.

Así, el Tribunal entendió que su incorporación en la sentencia era contraria al principio de irretroactividad de la ley, consagrado en el art. 3 del Código Civil y a en el art. 7 del Código Civil y Comercial de La Nación.

De esta, los jueces replicaron el criterio sostenido por la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil Sala F, en el marco de los autos "“Cañadas Pérez María c/Bank Boston NA s/Daños y Perjuicios”, ocasión en la que se dispuso: "Un proveedor no puede ser condenado a pagar la multa civil prevista en el art. 52 bis de la ley 24.240  -incorporado por la ley 26.361- por una conducta anterior a la vigencia de la ley que incorpora ese instituto a nuestro derecho, pues la figura del daño punitivo es de carácter excepcional, no rutinario, y debe ser empleada con sumo cuidado..."